El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net


Los medios de comunicación siempre han tenido una gran capacidad para desencadenar emociones que se traduce en estados del ánimo positivos o negativos, duraderos o pasajeros en las audiencias. Pero hoy suponen una amenaza real de manipulación emocional masiva.

La generación de emociones en la era de la posverdad, a través de informaciones que apelan más a la emoción que a la razón, esta alterando la percepción pública de los acontecimientos envueltos sutilmente en sus dimensiones emotivas que falsean la realidad.

La práctica básica del periodismo como proveedor de información que construya una opinión pública racional y crítica está desapareciendo. Y hoy en día se va imponiendo el estudio en el campo de la comunicación de las emociones que generan las noticias en las audiencias y sus efectos en la esfera pública.

Se analiza la publicación de noticias, con una altísima significación sentimental que impulsa una percepción pública más visceral que emocional como una de las técnicas de manipulación de nuestro tiempo. Esto adquiere mayor importancia por la aparición de Internet que facilita la producción y consumo de información a escala mundial a través del periodismo online y las redes sociales.

Las noticias siempre han tenido efectos emocionales en las audiencias, pero ahora se incrementa su uso en los contenidos de los medios de comunicación como una forma de llegar al corazón antes que a la mente del receptor. Esto es una estrategia periodística para mentir, controlar y estimular determinados estados de ánimo en una sociedad caracterizada por el miedo. También se usa para que los distintos medios tengan más audiencias, likes o tráfico en Internet y así obtener más ingresos en publicidad.

Los lectores deben de ser conscientes de que no se trata de una simple manera de informar, sino de una manipulación consciente de algunos periodistas y medios de comunicación con el fin de generar estados emocionales principalmente negativos. Por ejemplo, en un estudio sobre la imagen de México en Cataluña, realizado en la Universidad Rey Juan Carlos, encontramos que los titulares de los periódicos comunican más emociones negativas (miedo, enfado, tristeza) que positivas (alegría) del país. Pero cuando analizamos el cuerpo de la noticia descubrimos que disminuía mucho la carga emocional negativa de los encabezados.

Este periodismo de las emociones contribuye a formar una percepción negativa del país que acaba impactando en nuestra imagen exterior. En ese proceso, los lectores se deben dar cuenta que la prensa titula una gran cantidad de informaciones con carga negativa como una forma de atraer la atención, pero que no se sostiene en los contenidos ni con argumentaciones. Sólo se trata de generar estados de ánimo como forma de manipulación informativa de nuestro tiempo.

El Panal del Avispón