El tiempo por Tutiempo.net
El tiempo por Tutiempo.net

Alfaro Siqueiros, un artista que renovó cánones de la pintura

David alfaro

Este 29 de diciembre se conmemora el natalicio de David Alfaro Siqueiros,  un pintor  reconocido principalmente por su obra mural en la que combinó técnica con compromiso político y social.

JUEVES 29 DE DICIEMBRE DE 2016
16:39

Este 29 de diciembre se conmemora el natalicio de David Alfaro Siqueiros, un pintor reconocido principalmente por su obra mural en la que combinó técnica con compromiso político y social.

Desde el Manifiesto del Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores y Escultores, publicado en 1923, el artista proclamó la supremacía del género mural sobre la pintura de caballete, porque la primera era pública y la segunda privada. No obstante, realizó obras de caballete e incluso algunas fueron antecedente para su trabajo mural.

El creativo, uno de los tres grandes del muralismo mexicano, junto con Diego Rivera y José Clemente Orozco, fue un artista intelectual siempre preocupado por la dimensión pública del arte, quien legó al pueblo de México su casa habitación, ahora la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS); su taller de producción en Cuernavaca, Morelos (La Tallera), junto con una importante colección de obra de caballete, gráfica, dibujo, estudios y proyectos murales, así como su archivo personal y biblioteca.

David Alfaro Siqueiros estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes y a los 16 años se enlistó para luchar en la Revolución, a las órdenes del general Diéguez; por su actividad política y sindical estuvo preso en varias ocasiones. Su obra, consideran especialistas, en muchos sentidos renovó los cánones de la pintura mexicana.

Viajó por América Latina y Estados Unidos, donde estableció un taller experimental al que Jackson Pollock asistió como alumno. Siqueiros pensaba que si la pintura estaba destinada a generar el cambio, entonces debía hablar el lenguaje de su tiempo, por ello utilizó técnicas modernas y materiales industriales –la piroxilina, las lacas automotrices y la fotografía– como apoyos en la construcción compositiva.

El artista, cuyo nombre fue José de Jesús Alfaro Siqueiros (el apelativo de David lo comenzó a usar después de que su pareja Graciela Amador Gachita, lo designara con ese nombre en la década de los años veinte -dato que dio a conocer la crítica de arte Raquel Tibol-), tuvo una vida creativa, dejando plasmada su ideología política en murales como La marcha de la humanidad, El llamado a la libertad, Entierro del obrero sacrificado y Muerte al invasor.

Ciudad Universitaria, el Museo Nacional de Historia, el Palacio de Bellas Artes, el Centro Médico Nacional y el Polyforum Cultural Siqueiros, son algunos de los sitios donde la obra del galardonado con el Premio Nacional de Arte de México (1966) puede disfrutarse, observarse y analizarse en la Ciudad de México.


Comparte este artículo

Artículos relacionados